La sardana es la danza nacional de Catalunya. Se baila por lo general en lugares abiertos, tradicionalmente en las plazas, donde un número indeterminado de hombres y mujeres de cualquier edad, tomados de las manos, forman una rueda y puntean unos pasos muy sencillos, gráciles y rítmicos. En esta danza se transluce la personalidad e idiosincrasia del sentimiento del pueblo catalán, mostrando su espíritu de hermandad, unión y solidaridad.

 

Es difícil determinar cuál es el origen de este baile ya que las danzas en círculo, paganas o religiosas, se encuentran en casi todas las culturas del mundo y en todas las épocas. En el siglo XVI aparece la palabra sardana haciendo referencia concreta a una danza que se baila en forma de círculo cerrado. Así surgen el contrapás y luego la sardana curta (corta), los antecesores de la actual sardana tradicional, que comienza a popularizarse a mediados del siglo XIX.

 

Durante gran parte de la dictadura franquista la sardana fue prohibida por ser considerada un símbolo nacional de Catalunya, pero logró subsistir, y en 2010 la Generalitat de Catalunya la inscribió en el Catálogo del Patrimonio Festivo de Catalunya, siendo declarada elemento festivo patrimonial de interés nacional.

 

Más cercana a nuestro tiempo, en las últimas décadas del siglo XX, surge la técnica de los puntos libres, que consiste en introducir nuevos pasos con la finalidad de formar una coreografía, sin dejar la rueda o dejándola sólo un momento para, en seguida, volver a formarla. Recordemos que, básicamente, la sardana es una danza circular.

 

Hay diversas formas de bailar y de sentir esta danza. Y como dijo en 1898 el poeta Joan Maragall en su poema “La Sardana”: “La sardana és la dansa més bella de totes les danses que es fan i es desfan” (La sardana es la danza más bella de todas las danzas que se arman y se desarman).

 

La música está interpretada por un conjunto instrumental llamado cobla, formado por doce instrumentos. Cuatro de ellos, la tenora, el tible, el flabiol y el tamboril, son típicamente catalanes o versiones diferenciadas sólo usadas en Catalunya. Los otros son la trompeta, el trombón, el fiscorno y el contrabajo.

 

En el Casal de Catalunya se enseña a bailar sardanas prácticamente desde su fundación, a finales del siglo XIX, aunque no de forma continuada; pero desde hace aproximadamente 25 años se han dado clases en forma ininterrumpida, sólo con cortes durante el verano.

 

Las clases de sardanas en el Casal de Catalunya se dictan una vez por semana y son gratuitas. El único requisito es traer un calzado cómodo y blando, tipo alpargata. Es una actividad abierta a personas de todas las edades y no se requiere una gran habilidad para la danza, ya que los pasos son muy sencillos.

 

Aquellos que quieran participar, pueden anotarse llamando a la secretaría del Casal de Catalunya de Buenos Aires.

 

 

 

Nota: Actualmente las clases de sardanas están suspendidas por la pandemia. Esperemos reencontrarnos muy pronto.

 

¡Los esperamos!

Contacto

15 + 14 =

Chacabuco 863, C1069AAR CABA, Argentina